23-8-13  |  Testimonios

La historia de Maura

POR: David Dulin

Con un lápiz en su moño, Maura entró a la sala de reuniones directamente después de dar su clase, y con un aire de seguridad personal dijo, “¿Comenzamos?”

Maura nos abrió su corazón, nos contó sobre la lucha y el dolor que había pasado en su vida, pero todo resaltaba por la ilusión de seguir adelante y asegurarles a sus hijos un mejor futuro.

Desde que Maura era una niña, tuvo muy claro dónde quería llegar, y gracias a Fabretto, lo está logrando. Como madre, estudiante, aprendiz y maestra, Maura no ha dejado pasar una sola oportunidad para ser una líder en su comunidad. Su buena actitud y compromiso para alcanzar sus metas son un verdadero testimonio del espíritu de Fabretto.

La vida de Maura no ha sido fácil, pero eso no detuvo su esperanza de que un futuro mejor era posible. Al hablar de su dura niñez, notamos como se emocionó al recordar algún episodio de su vida. Nos ubicó en un sitio rural de Nicaragua, lejos de la ciudad, por la gran necesidad de mantener su familia, tuvo que trasladarse sola a Managua y buscar algún trabajo que les diera de comer. . Sin embargo, su historia culmina con una brillante sonrisa cuando nos afirmó que, “no me avergüenza mi pobreza, ni haber tenido que ir al colegio sin zapatos. Es por eso, que siempre les recuerdo a mis hijos que son muy dichosos, pues yo no tuve estas oportunidades… A pesar de que yo lo he vivido todo, mis hijos no tendrán que hacerlo.”

Maura comenzó en Fabretto con los talleres para padres y madres hace tres años, igualmente sus hijos se incorporaron a los programas de Fabretto.  Continuó formando parte del programa de formación vocacional “para aprender a hacer bisutería y poder salir adelante sola.” Comenzó a obtener ingresos de la venta de estas piezas y ahora es la tesorera de la cooperativa de bisutería Nica HOPE. Pero Maura no se quedó ahí. “Desde que tengo 6 años, soñaba con ser maestra.” Durante su vida trabajó como niñera, en fábricas, y hasta vendedora en las calles, pero no dejó escapar su sueño. “Enseñar es un llamado,” dijo Maura con convicción. “Fabretto fue el camino que me llevó a ese llamado.”

Ahora, Maura está cursando su último año de carrera para convertirse en maestra. Recientemente culminó unas prácticas de tres meses en el centro de Fabretto en Acahualinca. La directora del centro vio su potencial y disponibilidad, le ofreció un puesto temporal como maestra suplente. “yo temía de que después de la pasantía no iba a encontrar trabajo,” explicó, “yo sólo quería aprender, como maestra siempre estoy aprendiendo.”

Maura se emocionó contando su experiencia como maestra del centro. “Los niños son tan dulces, en tan sólo una semana, había un amor tremendo que nos unía. El amor de estos niños me ha ayudado a crecer.” 

Maura tiene muchos retos por delante – solo en este año, terminará su carrera, seguirá trabajando para la cooperativa de NicaHOPE, continuará como maestra suplente, y posiblemente, comience clases de informática en uno de los centros. “Yo le quiero demostrar a mis hijos lo que su madre puede hacer,” nos dijo con emoción, “mi autoestima ha incrementado gracias a la formación que he recibido en Fabretto. Con Fabretto, he crecido yo tanto como mis hijos… Y ellos también están orgullosos de mi.”

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772