9-5-14  |  Testimonios

Cooperativa 5 de Junio: La historia de Gisella

POR: Elena Aldecoa

Gisella explicando el proceso del café en su casa de Las Sabanas, Nicaragua

 

Echando la vista atrás, Gisella Hoyes recuerda claramente lo que pensaba antes de que la Cooperativa 5 de Junio se fundara en Las Sabanas, una pequeña aldea rural en el norte de Nicaragua. Gisella afirmaba: “Les dije [a los demás miembros], que debíamos unirnos para colaborar y crecer. Antes, estábamos trabajando por nuestra cuenta, la cooperativa nos ayudaría a mejorar nuestra situación y apoyarnos los unos a los otros.” Gisella optó por aprovechar la oportunidad y, junto con otros productores locales de café, se convirtió en miembro fundador de la Cooperativa 5 de Junio.

 

Su decisión está dando sus frutos. En la actualidad, la cooperativa representa a más de 300 pequeños productores de Las Sabanas y la región circundante. Con la cooperativa, la vida de Gisella como agricultora ha cambiado. Antes, para vender su café (cultivado en 3,5 hectáreas de terreno) tenía que hacer un arduo viaje de dos horas para llegar al mercado más cercano. Habitualmente el café llegaba en mal estado por las dificultades del camino y las condiciones meteorológicas, forzándole a bajar el precio de venta del producto y dejándole una mínima ganancia.

 

Café de la cooperativa, listo para vender

 

La cooperativa ha pemitido a Gisella recibir ingresos justos por su trabajo mediante el acceso a mercado más lucrativos, incluidas las exportaciones y a través del valor añadido de la certificación de comercio justo. Además, ha recibido formación en cultivos orgánicos, para producir café de alta calidad y reducir el impacto ambiental y la preservación de la tierra. Gisella ha sabido aprovechar los préstamos que la cooperativa ofrece a sus miembros, ha comprado nuevas herramientas y ha recibido el apoyo de consultores técnicos y otros agricultores para hacer frene a las plagas, que de una u otra manera podían haber acabado con la producción.

 

Gracias a la cooperativa y a los distintos programas de Fabretto, la vida de Gisella y la de toda su familia ha cambiado. Sus hijos y hermanos también son miembros, y sus tres nietos reciben apoyo de los programas de educación de Fabretto “Ahora, nosotros [los campesinos] estamos organizados”, dice con orgullo. “La cooperativa es una organización respetada y prestigiosa porque trabajamos con honor y responsabilidad.” Como miembro de la cooperativa, Gisella tiene la capacidad de mantener a su familia, y continuar con su camino hacia un futuro mejor.

 

 

El hijo y el nieto de Gisella con su mascota

 

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772