24-7-14  |  Testimonios

Nutrición y Educación para un futuro mejor: La historia de Fátima

POR: Elena Aldecoa

Para los niños de Nicaragua que viven en pobreza,  especialmente los de las comunidades más remotas, unirse a los programas de Fabretto puede, literalmente, cambiar su vida. La historia de Fátima muestra el poder de transformación que la nutrición, la salud, y la educación puede tener en la vida de una joven. Gracias al apoyo de Fabretto, Fátima logró superar una enfermedad que podía haberle costado la vida y fue capaz de continuar con su educación.

 

Fátima en el 2009 (izq). Foto derecha (2014) con su hermana pequeña – Fotos de Mike Zelek

 

En 2009, Mike Zelek, un voluntario ubicado en centro de Fabretto de Cusmapa descubrió el caso estremecedor de una niña de siete años con serios problemas de salud. Fátima estaba desnutrida, además, su rostro y su cuerpo estaban muy hinchados debido a una enfermedad renal. Mike se puso en contacto con la familia de Fátima y el personal de Fabretto dándose cuenta de que su madre había muerto hacía varios años de una enfermedad muy similar. Su padre y su madrastra estaban muy preocupados por su estado de salud, pero la misma pobreza no les permitía contar con los recursos para llevarle a un hospital.

Fabretto ayudó con el traslado de Fátima a un hospital de niños en Managua, a más de seis horas en coche de su remota Cusmapa, donde recibió tratamiento para sus riñones. Con las primeras tres inyecciones, la hinchazón se redujo considerablemente y finalizado el tratamiento, fue capaz de caminar de nuevo y volver a clase. En la escuela, Fátima recibía un almuerzo diario vitaminado y con los minerales esenciales para superar la desnutrición. Con la ayuda de los profesores Fabretto y el refuerzo educativo después de clase, logró ponerse al día con las tareas acumuladas durante su tiempo en el hospital y pasar a tercer grado.  

 

Fátima ya tiene doce años, está en su último año de primaria y goza de un buen estado de salud. Todas las mañanas, asiste a sus clases de refuerzo educativo en el centro de Fabretto de Cusmapa, donde no sólo fortalece lo aprendido en la escuela sino que desarrolla nuevas habilidades en otras áreas como inglés, música y arte. A mediodía, antes de ir a la escuela formal, recibe el almuerzo escolar a través del programa de nutrición y seguridad alimentaria. La escuela de Fátima cuenta con maestros formados gracias al programa de formación docente de Fabretto, y que mejora notablemente la calidad educativa del centro. La hermana menor de Fátima asiste a la misma escuela, y dentro de poco darán la bienvenida a un nuevo hermanito.

 

El padre de Fátima, Felipe, es su mayor defensor. “Mi padre me motiva a estudiar mucho”, dijo. “Quiero continuar mis estudios en el futuro y ser una persona de éxito.” Gracias al programa de educación primaria de Fabretto, Fátima está en el camino para alcanzar sus sueños. 

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772