20-3-15  |  Voluntariado

Silvia Larumbe de Fabretto España visita Nicaragua

POR: Elena Aldecoa

Silvia Larumbe es miembro del equipo de Fabretto en España. A principios del mes de marzo visitó Nicaragua por primera vez para conocer insitu a los beneficiarios, los programas educativos que implementamos, el personal del campo y de oficina central en Managua. En este artículo, nos cuenta con sus propias palabras cómo vivió esta inolvidable experiencia.

 

Silvia en la escuela de la comunidad La Jabonera

 

¡Estamos escribiendo una carta a nuestros padrinos! Así me responden los niños de 1º y 2º grado de la escuela de la comunidad de La Jabonera, un lugar perdido y aislado a 2.000 metros de altitud, en la frontera con Honduras. El apoyo de nuestros socios en su educación es clave para que puedan salir de la pobreza y tener un futuro de oportunidades. Ellos lo saben y aprovechan al máximo las horas diarias de refuerzo escolar.

 

 

De La Jabonera nos vamos a la comunidad de Ángel 1, otro rincón aislado en la montaña nicaragüense. Por el camino nos vamos encontrando maestros que van en burro de escuela en escuela, niños caminando para llegar a sus clases, gallinas, vacas… Es la época seca del año y los caudales de los ríos bajan sin nada de agua. Al llegar a la escuela me encuentro con Genma, maestra de niños de 6 y 7 años. En ese momento les está dando clases de matemáticas y les enseña a sumar y restar con tapones de refrescos. Me cuenta que, a pesar de las necesidades, los niños están felices de aprender cada día. La falta de material escolar requiere de la creatividad de los profesores en los métodos de enseñanza. Su implicación y compromiso resulta fundamental para que los alumnos estén motivados en clase.

 

Llevo muchos años trabajando en cooperación al desarrollo y he conocido diversos países del tercer mundo y Nicaragua ha sido uno de los que más me ha impactado. Su pobreza latente contrasta con la riqueza que he visto en las sonrisas de los niños de las montañas del Norte.

 

Se encuentran con grandes dificultades para sobrevivir: carecen de agua potable, niños de la edad de mis hijos caminan horas de ida y vuelta para ir a la escuela, la tierra es seca y prácticamente no produce nada… Pese a ello encaran la vida con ilusión, esperanza y fortaleza. Junto a sus familias, quieren salir adelante y para conseguirlo es clave que ejerzan su derecho a la educación. He vuelto a casa con la maleta llena de propósitos para seguir trabajando por los niños y niñas nicaragüenses. Os animo a que pongamos nuestro granito de arena y les ayudemos a que tengan un futuro mejor. ¡Hazte socio de Fabretto!

 

 

 

 

 

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772