17-10-16  |  Historias de Éxito Nuestros Programas

Wilber, llegando más lejos con educación

POR: Fabretto


En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, nos unimos a las Naciones Unidas para contribuir a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible #1: Poner fin a la pobreza extrema.

En Fabretto, creemos que la pobreza va mucho más allá de la escasez de recursos económicos o cosas materiales. Pobreza, también es la falta de acceso a educación. Según la UNESCO, la educación es un derecho humano fundamental y esencial para el ejercicio de los demás derechos humanos. A través de una educación de calidad, los niños y jóvenes pueden aprovechar las oportunidades económicas que se les presenten y romper el ciclo de la pobreza en el que viven. Fabretto trabaja directamente con las comunidades más marginadas de Nicaragua.

Nicaragua es el país de habla hispana más pobre del mundo, casi el 50% de la población vive con menos de $ 2 al día. La deserción escolar es muy común ya que los niños, muchas veces, son obligados a contribuir a sus hogares, lo que limita su futuro y arrastra hacia abajo a toda la sociedad.

teacher reading

Fabretto responde a esta problemática través de programas educativos con un enfoque integral, haciendo hincapié en el papel que juegan los padres en el desarrollo de sus hijos. Formando a los padres sobre la importancia de la educación, la deserción escolar, se puede reducir. A través del voluntariado de los padres y talleres regulares, Fabretto es capaz de motivar a las familias a pasar más tiempo juntos, incluso leyendo y hablando sobre el futuro de sus hijos. Los resultados han mostrado una fuerte correlación entre la participación de los padres y el rendimiento escolar de los niños. Este el caso de Wilber, un estudiante universitario de 19 años de edad, de una comunidad rural aledaña a San José de Cusmapa.

Los padres de Wilber hicieron un gran sacrificio para asegurarse de que él pudiera ir a la escuela a tiempo completo, lo cual es un lujo en las zonas rurales de Nicaragua, donde muchos estudiantes tienen que elegir entre ir a la escuela y trabajar. A pesar de todas dificultades que Wilber enfrentó a lo largo de su infancia, siempre se destacó como un estudiante excelente y dedicado. Además de caminar durante horas para llegar a la escuela y ser el primero en su comunidad en aprender inglés, y el primero en su familia en ir a la Universidad.

La historia de Wilber es el ejemplo perfecto de lo que deseamos para todos los niños del mundo. La educación ayuda a desarrollar habilidades, la mente y prepara a los niños y a los jóvenes para el futuro, creando un impacto duradero en las comunidades en las que viven.

Conoce a Wilber:

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772