23-2-17  |  Alianzas Nuestros Programas

La formación en planes de negocio cambiará el futuro de nuestros jóvenes

POR: Elena Aldecoa

Nicaragua cuenta con casi 6 millones de habitantes, de los cuales el 42% vive en el medio rural. Su población es predominantemente joven ya que más del 60% es menor de 30 años, y aproximadamente 1,8 millones tienen entre 15 y 30 años (USAID, 2011). Se estima que cada año 100.000 nuevos jóvenes nicaragüenses entran a formar parte de las personas económicamente activas y que buscan oportunidades en el mercado laboral, pero sólo 40,000 logran ubicarse en un puesto de trabajo.

Lamentablemente, el acceso a escuelas de secundaria o centros de formación técnica está limitado por su ubicación y es una de las principales causas por las que no existen muchos jóvenes cualificados. Acrecentado especialmente en las comunidades rurales del país, donde los estudiantes deben caminar varios kilómetros para llegar a la escuela. Sin título o capacitación, los jóvenes que viven en comunidades rurales deben subsistir con sus prácticas agrícolas, con lo cual sólo pueden generar ingresos de subsistencia para sus familias o emigrar hacia áreas urbanas en busca de un salario mínimo.

Jóvenes beneficiarias impulsan su plan de negocio en San José de Cusmapa


Es por esto, que Fabretto lleva la educación a las zonas más remotas, impulsando programas de formación técnica de calidad en escuelas secundarias y vocacionales que fortalecen los conocimientos de estos jóvenes. Además, el enfoque de los programas es poner en práctica lo aprendido e impulsar las iniciativas productivas y planes de negocio que desarrollen durante el curso. Gracias a esta formación, muchos jóvenes están saliendo adelante, y éste, puede ser el camino para reducir la pobreza del país.

 

Únicamente y gracias a las alianzas con socios como Manos Unidas, Fabretto puede desarrollar sus programas educativos y beneficiar a más de 20.000 niños y niñas. Actualmente, se está desarrollando un proyecto que mejorará la formación de 150 adolescentes y jóvenes (de 13 a 18 años) en los municipios de San José de Cusmapa y Las Sabanas, a través de cursos de formación técnico agrícola, con énfasis en el emprendimiento. Los cursos, forman parte de SAT, pero además están avalados por INATEC y ofrecen una formación práctica con enfoque de empleabilidad a jóvenes de zonas rurales con escasos recursos.


 


Cabe destacar que durante el proyecto se realizó el concurso “El reto empresarial” donde de 26 iniciativas de negocio desarrolladas por los estudiantes se seleccionaron las 3 mejores. Además se ha consolidado un “semillero de emprendedores” quienes ya han puesto en marcha otros micro proyectos en sus comunidades, estas iniciativas les abrirán las puertas a nuevas oportunidades económicas, tanto para ellos como para sus familias.

La semana pasada, la representante en Centroamérica de Manos Unidas, Raquel Carballo y la voluntaria María Luz Amérigo, viajaron a San José de Cusmapa y Las Sabanas para ver en directo el desarrollo del proyecto. Pudieron ver insitu los logros alcanzados hasta la fecha. Compartieron con los jóvenes sus retos y desafíos y estuvieron presentes durante el acto de entrega de certificados de Habilitación laboral certificada por INATEC.

Raquel Carballo con estudiantes SAT durante una visita de campo.

Raquel Carballo se sintió muy sorprendida con el trabajo de Fabretto y el emprendimiento que están logrando estos jóvenes y expresó que “me alegra que estén aprovechando estas oportunidades para construir su futuro”. Además destacó la buena representación de las mujeres en este tipo de cursos.

Si quieres apoyar nuestros programas de formación técnica y dar la oportunidad a miles de jóvenes de cambiar su futuro, haz un donativo ahora.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772