17-10-17  |  Alianzas Historias de Éxito

Darwin, ayudando a diversificar la producción de su comunidad

POR: Virginia Daboub

Invernadero de Fabretto en Quebrada Honda, financiado por FOMIN.

En la pequeña comunidad rural de Quebrada Honda, Nicaragua, la vida puede ser simple y al mismo tiempo retadora; las familias se ganan la vida cultivando granos básicos como frijoles, maíz y café para abastecer sus propias necesidades. En este mismo lugar, el programa Educación Secundaria Rural (SAT) ofrece a los jóvenes y sus familias oportunidades para sacar mayor provecho a sus tierras.  El programa es impartido en el Centro Educativo de Fabretto, donde también se encuentra el único invernadero de la comunidad.  

Desde su construcción en junio del 2017, el invernadero de 300 metros cuadrados ha impactado enormemente a la comunidad. Gracias al proyecto “Jóvenes Preparados Agregando Valor” financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el Fondo Especial Japonés de Reducción de la Pobreza (JPO), el invernadero ha permitido producir en mayor cantidad. Además, los estudiantes de SAT hacen uso de la nueva estructura para aprender sobre agricultura protegida en ambiente controlado, lo que lleva a cultivos de mejor calidad y mayores ingresos. Actualmente, el invernadero conserva 541 plantas de tomate, sobre lo cual Darwin Martinez de 19 años es optimista. “¡Este año, esperamos cosechar 2,500 libras de tomate!” comparte orgulloso.

Darwin es egresado del programa SAT y obtuvo una beca universitaria a través de Fabretto por su excelente desempeño. Gracias a SAT, el joven emprendedor adquirió técnicas para el buen manejo del suelo, las cuales ha sabido poner en práctica en las tierras que él y su familia han cultivado durante toda la vida. Hoy en día, Darwin es técnico de educación SAT y con su liderazgo, el invernadero ha permitido la diversificación de productos locales, uno de los principales componentes del proyecto FOMIN. Con la producción de tomate, la comunidad está aprendiendo a cosechar productos no tradicionales que permitirá aumentar sus oportunidades económicas. “Nuestra meta es ayudar a mejorar la situación económica de los jóvenes rurales y sus familias, a través de nuevas y mejores técnicas agrícolas que generen el empleo que tanto necesitan las comunidades”, explicó César Castillo, coordinador del proyecto FOMIN-Fabretto.

En Fabretto, creemos en el poder de la educación para ayudar a comunidades rurales como Quebrada Honda a romper el ciclo de pobreza. Gracias a la alianza con FOMIN, más de 1,800 jóvenes y sus familias se benefician de educación técnica vocacional de calidad para ayudar a fortalecer la empleabilidad y enlazar sus iniciativas productivas con mercados de alto valor. “El programa [SAT] me dio la oportunidad y el conjunto de habilidades para llegar a dónde estoy hoy… soy un joven emprendedor con muchas fortalezas y sobre todo, con la voluntad de salir adelante”, comentó Darwin.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772