3-12-17  |  Historias de Éxito Testimonios

Ariel: transformando una discapacidad en esperanza

POR: Elena Aldecoa

Fotografía cortesía de Sawyer Montgomery

Eran las 3 de la tarde y Ariel no se encontraba en casa, un vecino aseguró que estaba jugando con unos amigos en un río cercano y muy amablemente se ofreció para ir a buscarle. Pocos minutos de espera son suficientes para comprender la realidad del lugar donde vive Ariel; una comunidad semi rural, empobrecida y situada a las afueras de la ciudad de Ocotal, al norte de Nicaragua. Un polvoriento camino lleno de piedras te lleva hasta su  humilde hogar, una vivienda construida de adobe y rodeada de un alambre de púa, reflejo de las limitaciones con las que vive junto a su familia. En esta comunidad, cada familia  sobrevive con menos de $1 al día.

“¡Corran, corran!”, se escucha la voz de Ariel a lo lejos. Él es el primero en llegar con una sonrisa brillante, empapado en sudor, sobre dos muletas. A pesar de tener una sola pierna, Ariel es el más rápido de sus amigos. Se bebió un vaso de agua que le ofreció su hermana y se sentó a descansar.


Fotografía cortesía de Sawyer Montgomery

A la edad de 7 años, Ariel sufrió una fuerte caída mientras jugaba y en el hospital le detectaron un tumor maligno en estado muy avanzado, motivo por el cual tuvieron que amputarle la pierna. Para Ariel, fue el comienzo de un efímero camino, pues dos años después, en una revisión rutinaria, le diagnosticaron cáncer de pulmón. Sin embargo, las limitaciones de salud, físicas y económicas, no le han quitado la ilusión de vivir, jugar y aprender. “De mayor quiero trabajar en algo relacionado con la computación,” comenta con seguridad. A sus 14 años, sueña con un futuro mejor y espera alcanzarlo con el mismo entusiasmo y fortaleza con que vive sus días.

Gracias a un triciclo que su hermano mayor le regaló, Ariel puede ir a la escuela, ubicada fuera de la comunidad. Este joven soñador es muy conocido entre todos por su buen carácter, su alegría y hasta por ser uno de los mejores jugadores de fútbol en su barrio. “Juego con mis muletas y me destaco por ser un buen defensa,” afirma con orgullo.

Fabretto identificó su caso en una de las visitas a su escuela, donde los maestros reciben formación de Fabretto en metodologías educativas innovadoras. Desde entonces, todos los meses, Ariel recibe un paquete alimenticio que le ayuda a mejorar su estado nutricional. Además, el personal de Fabretto en Ocotal hace recolectas para apoyar con los gastos de medicinas y otras necesidades. Así mismo, Fabretto le facilita transporte para sus citas médicas y da acompañamiento a la familia. El año que viene, Ariel comenzará a asistir a clases de computación impartidas en el Centro Educativo de Fabretto en Ocotal, razón por la cual está realmente emocionado.


Fotografía cortesía de Sawyer Montgomery

La determinación de Ariel nos enseña que nada es imposible si uno lo desea de verdad. Ariel quiere vivir y a pesar de sus limitaciones, no deja de sonreírle a la vida. Hoy, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Fabretto reitera su compromiso en continuar ofreciendo una oportunidad a través de educación inclusiva a niños y jóvenes de las zonas más desfavorecidas de Nicaragua.

Esta Navidad, el testimonio de Ariel nos inspira y da una razón para continuar haciendo nuestro trabajo todos los días. ¿Cuál es tu razón para compartir esta Navidad?

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772