5-12-17  |  Testimonios Voluntariado

Pequeñas contribuciones, grandes satisfacciones

POR: Irene Oviedo

Como parte de Accenture, recibí la publicación de ofertas de Voluntariado Internacional y rápido captó mi atención. Era algo que siempre había soñado, pero se me había resistido ¡por fin se me presentó la oportunidad de colaborar con la Fundación Fabretto en Nicaragua!. En un lugar donde hay falta de recursos y las condiciones son precarias, esta organización fomenta la educación como base para el desarrollo y ambiente de vida en comunidad.

Una de mis aficiones es viajar. Descubrir lugares, donde el choque de culturas es tal que hace reflexionar sobre la forma de vida e incita a buscar nuevas vivencias que ofrezcan valor añadido a nuestra persona. En esta ocasión además, se me brindaba la oportunidad de hacerlo de una forma más directa y yo, a su vez, iba a poder aportar mi granito de arena como parte del Programa de Voluntariado.

Durante mi estancia, tuve la suerte de ver diferentes perspectivas del trabajo que realiza la organización. Ya que me invitaron a visitar de primera mano varios Centros Educativos pudiendo conocer así su situación y necesidades:


Lugares visitados durante el Voluntariado

Managua fue mi campamento base y de ahí viajé al resto de lugares. Allí, tuve la suerte de convivir con una familia local. Me dieron la bienvenida y me acogieron desde el primer momento como una más, haciéndome partícipe de sus rutinas diarias. ¡Me sentí como en casa!

El día a día lo ocupaba en la Oficina Central, donde colaboré con el departamento de Desarrollo, proponiendo mejoras en el Programa de Apadrinamiento. Nunca se sabe cómo el conocimiento y experiencia previa en servicios tecnológicos van a poder aplicarse en otros ámbitos y de pronto, se presenta la ocasión de poder aportar una semillita. Además, bajo el lema ¡Ayúdanos a Llenar Pancitas! la fundación nos invitó a participar en el empaque de alimentos nutritivos, para hacerlo llegar a los niños en riesgo y mitigar la desnutrición infantil. Para muchos niños, el almuerzo escolar es su única comida del día.


Cerca de Managua, me invitaron a visitar dos
Centros Educativos de Fabretto: la Biblioteca municipal de San Juan de Oriente, y el centro Carita Feliz en Granada, donde apoyé a los docentes y realicé talleres con los “chavalos”. Aquí, todos me llamaban “profe, profe”, todos al mismo tiempo.

La segunda semana viajé a Cusmapa, uno de los lugares más remotos en los que he estado nunca. Es un pueblo rural, de difícil acceso y a pocos kilómetros de la frontera con Honduras. Además, este lugar tiene un vínculo especial con la organización, ya que fue fundado por el mismo creador de Fabretto y todavía los habitantes lo recuerdan con cariño. Pero por desgracia, es uno de las áreas más afectadas por la pobreza, existiendo una gran necesidad de conectar la educación al desarrollo comunitario.

 


Comunidad El Espino, yo, detrás, a la derecha de la foto.

Nuestra labor consistió en grabar testimonios reales de historias de éxito, contadas por los propios lugareños:

  • Mujeres de la Cooperativa de Canastas, que confeccionaban artículos artesanales ayudándoles a su integración laboral y autonomía.
  • Beneficiarios del Proyecto SAT (Sistema de Aprendizaje Tutorial), que ofrece educación técnica para jóvenes rurales y crea oportunidades de futuro.

La tercera semana me viajé a Estelí, tuve la suerte de conocer el Centro Educativo de Fabretto y la pequeña escuela de la comunidad de la Cruz.

En el primero, me resultó muy interesante la modalidad de formación de “enseñanza abierta”, que se basa en el desarrollo de actividades interactivas que promueven el aprendizaje individualizado y divertido. También, utilizan juegos didácticos fabricados por ellos mismos con materiales reciclados.

Además, Fabretto construyó una escuela en La Cruz, comunidad sin electricidad ni agua corriente, que se ubica cerca del basurero municipal.

Después de momentos magníficos como estos quedan recuerdos inolvidables. Soy de la clase de personas que cree en que cada una de las experiencias vividas definen nuestra personalidad, y esta ha sido sin duda una de ellas. Ha sido un placer, tanto conocer el país como el trabajo de Fabretto. ¡Felicidades por todo el esfuerzo y dedicación!!

 

 

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772