29-1-18  |  Historias de Éxito

Ileana: una mamá promotora de la soya

POR: Cynthia Gaitán

Ileana Reyes tiene 30 años y es madre de tres hijos quienes estudian en la escuela John Douglas de Masaya. Ella realiza labores domésticas en su casa y además trabaja como cocinera en la escuela, donde apuesta por ponerle su buen sazón a las comidas que prepara.

En reiteradas ocasiones Ileana se ha capacitado en talleres sobre uso de la soya, lo que le permite conocer más sobre las diferentes formas de usarla y preparar platos variados. Fue una de las mamás participantes en el concurso de alimentos: “El plato nutritivo” y se alzó como ganadora, ya que presentó variedad de comidas como: tortas, chorizo, sopa, leche y arroz con leche de soya, deleitando en gran manera al jurado y a los presentes.

Con mucho entusiasmo comenta: “Las capacitaciones y el concurso me parecieron buena idea, porque yo no sabía que se podía hacer tanto con la soya, solo hacía la leche, ahora el cereal se ha convertido en alimento fundamental de la dieta de mi familia y a los niños les doy por lo menos una vez al día la leche, ya sea caliente o con hielo”.

Las capacitaciones y el concurso en el cual Ileana y otra decena de padres de familia participaron, son iniciativas del Proyecto Nutriendo el Futuro de CARE Internacional en asociación con Cargill y ejecutado en Nicaragua por Fundación Fabretto.

Para estas organizaciones es importante promover hábitos de consumo saludable para los niños y niñas que están en etapa de crecimiento y desarrollo intelectual. La promoción del uso de soya en las escuelas está especialmente motivada por sus cualidades nutricionales: es un alimento altamente proteico, rico en lecitina y ácidos grasos protectores de la salud cardiovascular, aporta vitaminas y minerales y carece de colesterol; además, es un cereal de bajo costo.

Las familias que viven aledañas a la escuela comentan que la falta de recursos económicos es un impedimento para dar buena alimentación a los niños y niñas. La mayoría son familias numerosas con un promedio de 4 hijos y su única fuente de ingresos son trabajos como operarios de maquilas, donde tienen poca flexibilidad de tiempo y devengan el salario mínimo.

Sin embargo, Ileana ha sabido aprovechar los conocimientos que tiene sobre la soya y sus diferentes métodos de preparación y ha podido generar mayores ingresos para su familia a través de la venta de platillos elaborados a base de este alimento.

Sin duda, ella es una promotora de la buena alimentación en su comunidad y en la escuela, por ello espera que más padres y madres de familia puedan adoptar el consumo de soya y se sumen a las actividades que promueven su consumo. “En la escuela hacen un enorme esfuerzo por darle el conocimiento a los niños, pero si en la casa no promovemos buenos hábitos de alimentación, los niños no pueden solos”, comenta con seguridad.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772