29-3-18  |  Historias de Éxito

Un futuro mejor es posible, la historia de Diego continúa

POR: Elena Aldecoa

Diego tiene 20 años y ya puede decir que ha logrado mucho en su vida, aunque nos confiesa que no ha sido nada fácil. Este joven luchador nació en la pequeña comunidad de Buena Vista en Las Sabanas, al norte de Nicaragua. A pesar de haberse criado en un entorno rural, con limitado acceso a servicios básicos como agua potable y electricidad, él y su familia siempre tuvieron la convicción que con educación podrían romper el ciclo de la pobreza.  

De niño, Diego tenía que caminar una media hora para llegar a la escuela primaria; le gustaba estudiar a pesar que no contaba con los recursos necesarios, como libros y cuadernos. A través de Fabretto, tuvo la oportunidad de ser apadrinado durante su primaria. El apadrinamiento le brindó acceso a una educación extracurricular de calidad, atención personalizada, maestros capacitados, material escolar, e incluso a un almuerzo nutritivo diario. Diego recuerda lo mucho que le preocupada su vida después del sexto grado, pues en toda la comunidad no había ninguna escuela de secundaria, ni oportunidades para continuar sus estudios. Sin embargo, un buen día llegaría la educación tocaría a su puerta.

 

Diego, durante sus años en el Programa SAT. Centro de Fabretto en Quebrada Honda, Las Sabanas.

Trabajando en la finca de café, propiedad de su tío, llegó un vecino informándole sobre la apertura del programa SAT de Fabretto, un programa de bachillerato rural avalado por el Ministerio de Educación. La emoción de Diego le apresuró a matricularse de inmediato. A Diego se le llena la boca al hablar de sus años en SAT, pues la formación que recibió es lo que le ha servido para convertirse en un joven emprendedor. “En SAT, no sólo aprendíamos a mejorar las técnicas de cultivo, la diversificación y el control de plagas de una manera práctica, también aprendimos a servir a nuestra comunidad, a involucrarnos más con ellos, a ser más independientes, y hasta nos enseñaron habilidades de comunicación, cómo relacionarnos y expresarnos mejor”, recuerda Diego. 

Como parte fundamental del programa SAT, los estudiantes rurales adquieren habilidades de emprendimiento productivo. Fue a través del programa que Diego pudo poner en práctica un plan de negocio y mejorar las condiciones económicas de su familia. A través de su iniciativa “El Sabanero”,  él y otros compañeros de clase, producían y comercializaban café. Además, durante sus años en el programa y con el apoyo de Fabretto, tuvo la gran oportunidad de viajar fuera de Nicaragua (de su comunidad) por primera vez, durante un intercambio con grupos 4-H en Estados Unidos.

Cuando Diego terminó la secundaria, consideró emigrar a Costa Rica con un familiar, pero la suerte volvió a llamar a su puerta cuando llegaron a buscarle con la noticia que un donante de Fabretto financiaría una beca universitaria. “La noticia fue increíble… ¡ya no tendría que irme de mi país y podría ingresar a la universidad!”, comenta Diego.

Actualmente, Diego está en 4° año de Administración de Empresas y su determinación en seguir aprendiendo le llevó a realizar una pasantía con Vega Coffee, uno de los principales aliados comerciales de Fabretto. La dedicación y perseverancia de Diego han dado frutos, porque al finalizar el período de prácticas, Vega Coffee le ofreció un trabajo formal. Además, gracias al proyecto “Jóvenes Preparados Agregando Valor”, financiado por el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) y el Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza (JPO), hoy Diego recibe capacitación continua sobre el manejo, control de calidad y técnicas de tostado de café, permitiéndole enriquecer sus conocimientos y estar cada vez más cerca en convertirse en un experto en este rubro de alto valor en el mercado internacional. Diego afirma con convicción: “Fabretto me abrió el camino para ser la persona que soy hoy en día”.

Diego durante sus prácticas en Vega Coffee.


El pasado mes de febrero, Diego viajó nuevamente a Estados Unidos a representar a Vega Coffee y Fabretto en la exclusiva Feria “South by Southwest Festival”, en la que por primera vez participaba una empresa nicaragüense. Para este joven, esta nueva oportunidad le ha servido para tener más claro la importancia de una educación de calidad y poder motivar a otros jóvenes de su comunidad. Diego afirma que “si uno se esfuerza, todo es posible.”

Diego durante la Feria South by Southwest Festival

 

Acerca del proyecto “Jóvenes Preparados Agregando Valor”

Más de 1,800 jóvenes se benefician de una educación técnica y vocacional de calidad para ayudar a aumentar la empleabilidad y apoyar la economía local. El proyecto es llevado a cabo por Fundación Fabretto, la única ONG autorizada por el Ministerio de Educación para ofrecer un programa alternativo de escuela secundaria rural y de educación técnica, Sistema de Aprendizaje Tutorial (SAT). El programa SAT combina modelos de capacitación formal y vocacional que permiten a los jóvenes rurales como Evelio mejorar su acceso y vínculos a cadenas de suministro y mercados de alto valor. Los proyectos se enfocan principalmente en los jóvenes que viven en tres zonas de Nicaragua: la Región Autónoma de la Costa del Caribe Sur (RACCS), Madriz y Nueva Segovia.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772