11-12-18  |  Alianzas Historias de Éxito Nuestros Programas

Reyna: enseñando a su madre a leer y escribir

POR: Communications Team

A los 14 años de edad, Reyna Elizabeth está en quinto grado. Ella vive en la pequeña comunidad de Nueva Esperanza en Las Sabanas, Nicaragua, donde ahora tiene el lujo de asistir a una escuela que se encuentra a menos de 5 minutos de su hogar.

La humilde casa de Reyna está construida de adobe, con un techo de hojalata bajo y con pocas ventanas. Lleva días lloviendo y a su madre, doña Reyna, le preocupa que los pequeños muros de contención que rodean la casa no aguanten las correntadas. Con una mirada de dolor en su rostro, la madre de 9 hijos recuerda la experiencia de su familia con el huracán Mitch en 1998. La familia estaba viviendo en la comunidad de El Encino cuando comenzaron las lluvias sin parar. De repente, la casa, con la familia dentro, se inundó de lodo hasta la cintura. Uno de sus hijos fue arrastrado por el lodo, pero pudieron rescatarlo. Habiendo perdido su hogar durante muchos años, la familia se mudó a Nueva Esperanza, donde tuvieron que empezar de nuevo.

Cuando Reyna estaba en primer grado, tuvo tantos problemas para aprender a leer y escribir, que tuvo que repetir el primer grado dos veces. Sin embargo, a pesar de las circunstancias, con la ayuda del Programa de enriquecimiento educativo de Fabretto, Reyna Elizabeth no ha dejado que su discapacidad de aprendizaje la detenga. Este año, ella se ha unido a un LitClub. Su club se llama “Las Doncellas del Jardin” y lo conforman 13 niñas. Además de leer juntas y leerle a los niños más pequeños en su escuela, las niñas siempre están buscando maneras de ayudar en su comunidad. Esta semana, están donando C $ 10 (aproximadamente $ 0.30) cada una, para ayudar a comprar vitaminas para una niña de su comunidad que se ha enfermado. LitClub le ha enseñado mucho a Reyna; desde aprender a escuchar a los demás con respeto, hasta superar la timidez practicando presentaciones orales. Reyna ahora se siente lista para lograr su meta: terminar la escuela primaria, algo que su madre nunca pudo lograr.

El compromiso de Reyna con su comunidad, no se detiene allí. En casa, ayuda a su madre a practicar su lectura y escritura con mucha paciencia. Doña Reyna solo llegó al 3er grado y nunca desarrolló un hábito de lectura. Ahora, con la ayuda de Reyna, a los 49 años, su madre está comenzando a leer nuevamente. “El hecho de que mi madre ahora está empezando a leer es como un milagro. He recorrido un largo camino y quiero lo mismo para ella también”, comenta la niña. La orgullosa madre se jacta de los logros de su hija en la lectura y la escritura, pero también celebra los suyos. Cuando se trata de números, Doña Reyna es una experta; “¡Incluso fui al banco el otro día! Otras personas aquí tienen demasiado miedo de ir, pero a mi no me importa “, nos dice con orgullo.

Después de completar su educación, el deseo de Reyna es convertirse en doctora. “¿Por qué? ¡Porque quiero poner inyecciones!” responde ella, riendo. A través del acceso a una educación de calidad, confiamos en que el deseo de Reyna se hará realidad.

¿Harás un milagro para niños como Reyna? Esta Navidad, puedes hacer realidad su deseo apoyando los programas de educación de Fabretto en Nicaragua.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

haz-un-milagro

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772