4-12-19  |  Historias de Éxito Logros

Ariana, una niña que lo puede todo

POR: Wendy Ferrufino

El reloj marca las nueve de la mañana. En el centro escolar María Auxiliadora (que atiende Fabretto en el departamento de Estelí, al norte de Nicaragua) un grupo de niños ríe estruendosamente mientras juega, entre los ruiseños destaca Ariana, una estudiante de cuarto grado que a pesar de las dificultades ha encontrado la manera de salir adelante. 

Además de su risa, sus hermosos ojos color café oscuro y sus pestañas largas llaman la atención, nadie se imagina que tras ese rostro lleno de vida y tan corta edad le ha tocado vivir eventos inimaginables.

A los tres años y medio perdió a su mamá a consecuencia de un cáncer que la aquejaba, desde ese momento, su tía Carla se hizo cargo de ella y aunque Ariana es consciente que biológicamente es su tía, ambas se ven con el amor de madre e hija. 

Mucho tiempo después, cuando Ariana tenía nueve años se fue a dormir como cualquier otro día y a la mañana siguiente se levantó más temprano de lo habitual,  su cuerpo estaba inmovilizado, “no sentía nada, no podía mover nada, estaba dura, lo único que podía mover eran las manos” cuenta Ariana al recordar esa madrugada, momento desde el cual  siguieron largos días en el hospital. 

A Ariana la diagnosticaron con el síndrome de Guillain Barré, una enfermedad neurológica poco frecuente, en el cual el sistema inmunitario del organismo ataca los nervios; la pequeña estuvo durante tres largos meses internada en el hospital, dos meses en el centro asistencial de Estelí y un mes en la capital, Managua, donde fue trasladada en estado delicado producto de una trombosis causada por la enfermedad. “Estuvo en cuidados intensivos muy grave, para mi ella es un milagro” comenta su tía Carla con lágrimas en lo ojos al recordar esos días tan difíciles.  

Ariana con su tía/mamá Carla

De la oscuridad a la luz

Luego de estar tres meses luchando por su vida, Ariana comenzó a mejorar , tanto, que los ánimos de ir a clase y seguir aprendiendo fueron su motor para salir adelante. Al inicio del año escolar 2019, Ariana llegó en silla de ruedas, ya que, la enfermedad le había afectado la columna y le impedía que pudiera caminar, lejos de perder el ánimo, la niña se puso un objetivo, recuperar sus pasos y lo logró, luego de muchas terapias sus piernas respondieron y recuperó la movilidad. 

Hoy en día Ariana juega y se integra como cualquier otro niño, es una alumna sobresaliente, le encanta dibujar animales, con su habilidad ha ganado dos concursos de pintura realizados en clase de computación. Todos sus maestros están sorprendidos por lo fuerte y luchadora que es, es una niña inspiradora, comentan. 

En el centro Maria Auxiliadora hay una regla de oro, decir “no puedo” está prohibido, porque todo es posible y lo que se cree imposible, hay que intentarlo con más fuerza. A esta regla de vida se ha aferrado Ariana, pues a pesar de sus dificultades nunca dejó de integrarse a las actividades. “Le decimos que es una niña fuerte y ella nos dice: lo sé, es que los niños aguantamos  más y somos más fuerte que los adultos”, nos dice Ariana, con su sonrisa cautivadora. 

Ariana se ha enfrentado como una verdadera guerrera ante todos los obstáculos y de cada uno de ellos ha salido victoriosa, porque como ella dice mientras sonríe, lo puede todo, entre lo que tiene pendiente de lograr y se ha fijado de meta  graduarse como veterinaria para atender a sus adorados animales.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772