17-12-19  |  Nuestros Programas

Elisa: de la desnutrición a una pancita llena

POR: Grethel Halftermeyer

Una enorme sonrisa se asoma en el rostro de Elisa, a pesar de que a su alrededor la pobreza es palpable y las necesidades son muchas. Su familia habita en una casita de aproximadamente 12 metros cuadrados, hecha de pedazos viejos de madera y plástico que dejan entrever el interior de la vivienda. Aquí, no hay luz eléctrica, ni asientos, y una pequeña cama es compartida entre la pequeña de 2 años y sus 2 hermanas. En días lluviosos, la familia difícilmente puede mantenerse seca y abrigada, lo que ha causado que los niños se enfermen constantemente.

 

A pesar de vivir en extrema pobreza, Adelaida, la madre de Elisa, siempre mantiene el deseo de poder brindar a sus hijos una realidad diferente a la que ella vivió; la pérdida de su madre a los 7 años y el abandono escolar después de concluir apenas su primer grado.

“Yo solo terminé primer grado pero tengo la esperanza de que mis hijos sean alguien en la vida” confiesa Adelaida con la voz entrecortada.

Después de su primer año de vida y luego que su madre dejara de amamantarla, Elisa empezó a mostrar signos de desnutrición crónica, un mal que afecta a 1 de cada 3 niños en el corredor seco de Nicaragua.

El programa de estimulación temprana les cambió la vida

Pero Elisa no se rinde y su madre tampoco. A unas cuantas casas de distancia de este humilde hogar, se imparte el programa de estimulación temprana de Fundación Fabretto donde la pequeña y su madre, han encontrado la esperanza. “Me siento bien de estar ahí, a mis otras hijas también les ayudaron y mi Elisa ha mejorado bastante desde que toma el Chapuditos”, comenta Adelaida.

Chapuditos es un cereal fortificado con 21 vitaminas y minerales y es especialmente preparado para los niños y niñas que asisten al programa de estimulación temprana. Con sus pequeñas manitas, Elisa le pide a su madre que le entregue el pequeño vaso que contiene el cereal y en unos segundos se lo termina. Además de tomarlo en la sesión, Elisa recibe un paquete mensual que le ha ayudado en gran manera a salir del estado de desnutrición en el que se encontraba.

La esperanza ha llegado para Elisa, pronto terminará sus sesiones de estimulación temprana e iniciará el preescolar con las bases necesarias y la pancita llena. Adelaida sabe que con educación y nutrición, Elisa y sus hermanos podrán romper el ciclo de la pobreza.

Dale a niños como Elisa, la esperanza de una mejor nutrición.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772