10-5-20  |  Alianzas Historias de Éxito

Una madre extraordinaria

POR: Jessie Ampié

No confundan las mayúsculas con las minúsculas, les dice María Mercedes a Katherine y Nayrelis, sus dos pequeñas hijas de seis y ocho años, ambas estudiantes de tercer nivel y tercer grado en el Colegio de Guanacastillo N° 2 en Tipitapa, ella se ha convertido en una maestra en casa con ayuda remota de las profesoras del centro.

El empeño de María Mercedes para educar a las pequeñas es lograr que tengan un buen futuro y sean alguien en la vida. “Quiero que mis hijas tengan su carrera, que sean alguien en la vida, ya que yo no pude”, comenta.

Ella llegó hasta sexto grado de primaria, tuvo que abandonar los estudios porque su familia no tenía los recursos suficientes para que continuara, se quedó en casa ayudando a los quehaceres del hogar. Al crecer, encontró a su pareja con la que procreó a sus dos hijas y ahora que están en la etapa escolar, diario les da seguimiento a sus tareas y les recuerda que la educación es la mejor herramienta para un futuro mejor.

El papá de María Mercedes le apoya con las tareas del hogar mientras ella se sienta con las niñas, revisa sus cuadernos y las ayuda con los ejercicios al mismo tiempo que les platica lo importante que es estudiar, ambas se entusiasman y dicen que lo conseguirán, Nayrelis ríe y dice que ella quiere ser doctora cuando crezca, su madre se emociona al saber que sus palabras están teniendo una excelente recepción.

“Cuando yo no sé, voy donde la maestra y le digo no le entiendo a esto explíqueme a mí para yo después explicarle a la niña, porque a veces ella (Nayrelis) se pone a llorar cuando no le entiende, yo le digo que no se ponga a llorar que uno pregunta para saber, me voy donde la maestra y ella ya me empieza a explicar. Me siento más segura y le explico mejor a ellas”, refiere entusiasmada María Mercedes.

Además de ser una excelente maestra para sus hijas, María Mercedes, es una participante activa de las actividades escolares; ayuda en la elaboración de la merienda escolar, cuando tiene recursos contribuye con el complemento de la comida, cuida el huerto escolar de la escuela y gracias a los talleres y capacitaciones recibidos por el proyecto Nutriendo el Futuro, también ha establecido un huerto familiar, cuando el agua no escasea, ella cultiva tomates, chiltomas, chile y frijoles para la subsistencia. También ha aprendido a elaborar alimentos a base de soya.

La meta de María Mercedes es que sus hijas sigan con los estudios y ella pueda obtener todo el conocimiento que pueda del proyecto Nutriendo el Futuro para poder ponerlo en práctica y beneficiar a su familia.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772