8-3-21  |  Testimonios

Mujeres agricultoras nutriendo el futuro

POR: Jessie Ampié

María Helena Parrales de 51 años y su hija María Judith Barrera de 28, salen de su casa ubicada en la comunidad El Barro en el departamento de León, se alejan unos cuantos metros, cruzan un cerco y desaparecen en medio del plantío de maíz, a los pocos minutos una de ellas reaparece con una enorme sonrisa y con un recipiente repleto de pipianes frescos que lleva directo a lavar para cocinarlos y garantizar el almuerzo de los ocho miembros de la familia. “Sembramos 10 matitas de pipián entre medio del maíz y hemos producido 500 pipianes. Ha sido muy buena experiencia y  una gran ayuda para nuestra alimentación” – dice María Helena –  Ella y  su hija se encargan de la familia, del huerto y además forman parte de la cooperativa mixta El Barro.

María Helena ama la agricultura y de su parte pasaría todo el día en la faena de campo. Actualmente es la presidenta de la cooperativa de El Barro, un grupo mixto conformado por 14 personas. En medio de la pandemia, lograron unirse para trabajar con el Proyecto Nutriendo el Futuro, una iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial de Cargill y CARE, ejecutada en Nicaragua por Fundación Fabretto, enfocados en género, empoderamiento económico y apoyo a la producción. Se establecieron 131 huertos escolares y familiares  en 28 comunidades y Escuelas. El Barro es una comunidad ubicada en el corredor seco de Nicaragua, donde el sol golpea inclementemente y el agua no es constante como en otras zonas.

María Helena Parrales.

A la fecha la Cooperativa ha recibido herramientas y semillas y han iniciado el establecimiento de huertos familiares como el de María Helena y Judith quienes tan pronto recibieron los insumos destinaron tres manzanas de tierra, dos para cultivar maíz y una para sorgo, en medio del maíz, sembraron pipián.

También destinaron un espacio detrás de la casa para establecer el huerto familiar, en el cual ahora tienen pipián, ayote, chiles, hierbabuena, papaya, un almácigo de ajo, maíz, sábila, aguacate, chiltoma, tomate y espinaca para alimentación de su familia. Además, en el huerto tienen plantas aromáticas suministradas por los colaboradores de Cargill que como parte de sus jornadas de voluntariado se han dispuesto a diversificar los huertos familiares y escolares con plantas que ellos mismos siembran en su casa y luego entregan en maceteras de vistosos colores para su debida distribución. 

María Judith Barrera

“Pensamos hacer más grande el huerto y que lo que saquemos además de la comida de la familia lo podamos vender” – dice María Judith-. Asimismo, esperan estar mejor preparados para combatir los impactos del clima, que en la reciente cosecha le causaron daños en el maíz y sorgo “lloré cuando vi que se me estaba poniendo negro el sorgo, pero con la asesoría y capacitación del proyecto sabemos que no nos volverá a pasar y tendremos mejores oportunidades” refiere María Helena. 

Suscríbete a nuestro boletín

Lorem ipsum dolor sit amet.

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 616 60 99 53

Nicaragua +505 2266-8772