Padre Fabretto,
un legado de amor

Padre Fabretto,
un legado de amor

100 años después de su nacimiento,

celebramos su legado de amor

Cuando el padre Fabretto pisó tierra nicaragüense por primera vez, no se imaginó que muchos años después, su legado estaría más vivo que nunca. Los oratorios humildes que una vez construyó aún se mantienen en los maestros que atienden a los niños cada día con el mismo amor y espíritu de servicio, los estudiantes que crecen para convertirse en líderes de servicio en sus propias comunidades y en los colaboradores comprometidos que también forman parte integral de la Familia Fabretto.

 

Para honrar al Padre Fabretto, estamos produciendo un documental que dará una nueva visión de su vida y trabajo ejemplar en Nicaragua. Mira el trailer a continuación.

Haz un donativo en honor al centenario del Padre Fabretto.

Imágenes que cuentan historias

El joven Padre Fabretto dejó Italia a los 28 años y vino a Nicaragua, donde construiría oratorios y cambiaría la vida de miles.

El joven Padre Fabretto dejó Italia a los 28 años y vino a Nicaragua, donde construiría oratorios y cambiaría la vida de miles.

El joven Padre Fabretto dejó Italia a los 28 años y vino a Nicaragua, donde construiría oratorios y cambiaría la vida de miles.

El padre Fabretto llegó a Somoto en los años 50, construyó su primer oratorio allí y pronto construiría otro en San José de Cusmapa.

El padre Fabretto llegó a Somoto en los años 50, construyó su primer oratorio allí y pronto construiría otro en San José de Cusmapa.

El Padre Fabretto llegó a Somoto en los años 50, construyó su primer oratorio allí y pronto construiría otro en San José de Cusmapa.

El padre Fabretto recogía niños que estaban en riesgo y les daba comida, educación y un lugar para vivir. Esos niños solían llamarlo "papá".

El padre Fabretto recogía niños que estaban en riesgo y les daba comida, educación y un lugar para vivir. Esos niños solían llamarlo "papá".

El padre Fabretto recogía niños que estaban en riesgo y les daba comida, educación y un lugar para vivir. Esos niños solían llamarlo "papá".

Cuando el padre Fabretto visitó por primera vez San José de Cusmapa, no había caminos en esta pequeña comunidad. ¿Sabías? Él fue la primera persona en traer un automóvil a este pueblo.

Cuando el padre Fabretto visitó por primera vez San José de Cusmapa, no había caminos en esta pequeña comunidad. ¿Sabías? Él fue la primera persona en traer un automóvil a este pueblo.

Cuando el padre Fabretto visitó por primera vez San José de Cusmapa, no había caminos en esta pequeña comunidad. ¿Sabías? Él fue la primera persona en traer un automóvil a este pueblo.

Siempre estuvo rodeado de personas, las personas que luego se convirtieron en su "familia".

Siempre estuvo rodeado de personas, las personas que luego se convirtieron en su "familia".

Siempre estuvo rodeado de personas, las personas que luego se convirtieron en su "familia".

El Padre Fabretto tomando un merecido descanso.

El Padre Fabretto tomando un merecido descanso.

El Padre Fabretto tomando un merecido descanso.

Más de 15,000 niños recibieron educación con la ayuda del Padre Fabretto.

Más de 15,000 niños recibieron educación con la ayuda del Padre Fabretto.

Más de 15,000 niños recibieron educación con la ayuda del Padre Fabretto.

A la derecha, el Padre Fabretto. Todos los demás sacerdotes sentían un gran aprecio y admiración por el trabajo del Padre Fabretto.

A la derecha, el Padre Fabretto. Todos los demás sacerdotes sentían un gran aprecio y admiración por el trabajo del Padre Fabretto.

A la derecha, el Padre Fabretto. Todos los demás sacerdotes sentían un gran aprecio y admiración por el trabajo del Padre Fabretto.

El Padre Fabretto involucró a los niños en el deporte, una forma de enseñarles sobre la hermandad y el respeto.

El Padre Fabretto involucró a los niños en el deporte, una forma de enseñarles sobre la hermandad y el respeto.

El Padre Fabretto involucró a los niños en el deporte, una forma de enseñarles sobre la hermandad y el respeto.

El primer grupo de "oratorianos", los niños que crecieron en los hogares que estableció el Padre Fabretto, aún lo recuerdan como una figura paterna.

El primer grupo de "oratorianos", los niños que crecieron en los hogares que estableció el Padre Fabretto, aún lo recuerdan como una figura paterna.

El primer grupo de "oratorianos", los niños que crecieron en los hogares que estableció el Padre Fabretto, aún lo recuerdan como una figura paterna.

previous arrow
next arrow
Slider

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772