Donar

1
2
3

Una esperanza para Daisy

daysis-photo

En El Castillito, un pequeño pueblo escondido en las montañas del norte de Nicaragua, los corazones de toda una comunidad han sido derretidos por una pequeña niña. Apropiadamente nombrada por una flor que simboliza pureza e inocencia, Daisy, inspira un especial amor y aprecio, difíciles de expresar con palabras.

Hace cuatro años, en un pequeño hospital, cercano a la ciudad de Somoto, Neris de 40 años, dio a luz a Daisy mediante una cesárea de emergencia. Inmediatamente se dio cuenta que algo andaba mal cuando vio los ojos del doctor, supo entonces que vendrían noticias duras para ella y su esposo, José Santos. Su hermosa bebé tenía Síndrome de Down. Daisy también nació con apenas dos libras de peso y sufría de un defecto cardíaco congénito. Cómo resultado, la niña pasó ocho días en el hospital. “Me dijeron que la niña nunca caminaría”, recuerda Neris. Pese a la incertidumbre que les esperaba, la pareja agradeció a Dios por su dulce hija que colmó de enorme alegría y amor su humilde hogar.

Daisy continúa sufriendo de problemas cardiacos y requiere tomar medicamentos diariamente, algunas veces a su familia se les hace casi imposible pagarlos. Neris es ama de casa y José Santos trabaja durante las temporadas de corte de café. El resto del año, raramente encuentra trabajos temporales que le ayudan a cubrir los gastos de su familia.

Cuando Daisy cumplió dos años, apenas comenzaba a caminar y Neris temía que su hija nunca pudiese ir a la escuela. La esperanza llegó en forma de Norma, una profesora de Fabretto que invitó a Neris a unirse a las nuevas sesiones de estimulación temprana que desarrollaban en su comunidad.

Las sesiones llenas de música y divertidas actividades de aprendizaje trajeron una alegría intensa a la niña. Estar rodeada de otros niños de su edad le ha proporcionado una estimulación muy necesaria que ha contribuido a su desarrollo infantil. Gracias al acceso a maestros capacitados, estimulación temprana y apoyo nutricional, Daisy ha logrado un hito importante: preescolar.

Hoy, Daisy se prepara para un nuevo día de escuela. Ella viste orgullosamente su uniforme escolar y su hermana mayor, Nahomi, le ayuda cuidadosamente a ponerse el suéter. Ella sonríe mientras toma un bocadillo de fruta fresca antes de caminar a la escuela junto a su madre. Al ingresar a su pequeña escuela, es evidente que todos, desde los maestros experimentados hasta los niños pequeños se emocionan de ver a la niña tan sonriente, la saludan calurosamente y la animan.

Las clases de preescolar comienzan con un canto y un baile a las que Daisy se une alegremente, disfruta el momento más que cualquier otro niño en el salón. Un poco más tarde, es tiempo de la merienda, un cereal fortificado llamado Chapuditos que su propia madre ayudó a preparar con amor.

Después de conocer a Daisy y a su familia, uno se queda con un abrumador sentido del amor, comunidad y sobre todo, esperanza. En El Castillito es claro que incluso en medio de dificultades, con educación y apoyo familiar, todos los niños pueden desarrollarse.

Esta Navidad, regala esperanza a niños como Daisy.

Suscríbete a nuestro boletín

Contacto

Estados Unidos +1 (703) 525-8716

España +34 91 435 5417

Nicaragua +505 2266-8772